PENSAMIENTO

Mañana en la batalla

Es porque «nadie tiene la verdad absoluta» o por esa obsesión de tender puentes, aunque sea sobre una base mal cimentada, por lo que el pensamiento centrista se somete a las reglas de un adversario que lo desprecia

El oficio de joder al prójimo

A menor escala de poder, más posibilidades de encontrarte con un hijo de satanás que entre ayudarte y empatizar con una situación que se podría despachar en cinco minutos te dice: «Aquí mando yo, idiota»

Decirlo todo

Frente a individualismo y relativismo, la parresía se convierte en bastión de verdad y de sentido del humor

Ilimitados analistas limitados

Es difícil creer la lectura que se hace desde dentro del pequeño universo de una redacción, un partido político o un aula de ciertos acontecimientos, si estos están completamente descontextualizados

Bienaventurados los insolventes

La posmodernidad (y su codicioso compadre: el totalitarismo de mercado) quiere gente sin deudas, es decir, gente esclava

Cultura y espíritu

Si antaño la cultura orbitaba entorno a los vínculos eternos del hombre, ahora se utiliza para derribar los pilares que sostienen la escasa civilización que resta

Peta Zetas en la boca

Aquellos jóvenes criados a los pechos de la Bruja Avería todavía mirábamos con reverencia la cultura del esfuerzo. La revolución del 68 sólo había hecho cosquillas en los usos y costumbres amatorios de la España setentera

Contra los moralistas del estío

Hemos llegado a un punto sin retorno donde la moralina antipiscinera, antimangacortista y antiestival ha acabado transformándose en un auténtico coñazo

No es la economía, estúpido

Mientras haya un grupo de burócratas que reduzcan la gobernanza de una nación a cuadrar las cuentas de una empresa, todo seguirá igual

Diez años

Éramos felices sin saberlo y éramos felices sin que ellos lo supieran. Nuestro gozo no dependía de los cursos de onanismo ministerial y entre las manos sólo teníamos chiquilladas y nada más

Aquella última cerveza

Un 13 de junio, el de hace siete años, recibí una de esas llamadas que uno no quiere recibir