Otra constitución

Defender el constitucionalismo a ultranza puede, de hecho, ser peligroso, porque bien pudiera ser que una constitución fuera o se convirtiera en herramienta de despótico control, desmanes sistemáticos o desprecio arbitrario

Rechazar la modernidad, no por moderna, sino por malvada

Una reivindicación de la verdadera Tercera Vía, opción poco explorada por la democracia española, y nada explotada, para beneficio del sistema