Conociendo al ruso

En torno a las nueve y media se abrió el telón y apareció Mateo. Estaba solo. Traía una guitarra, un piano y un traje rojo y blanco más propio de un Mick Jagger ya experimentado que de un chaval argentino que no ha cumplido los treinta.