Este año se cumple medio siglo desde que el presidente Richard Nixon cerró la «ventana del oro» que permitía a los gobiernos extranjeros cambiar dólares estadounidenses por oro. La acción de Nixon cortó el último vínculo entre el dólar y el oro, transformando el dólar en pura moneda fiduciaria.

Desde el «shock de Nixon» de 1971, el valor del dólar —el nivel de vida del americano promedio— no ha dejado de disminuir, mientras que la desigualdad de ingresos y el tamaño, el alcance y el coste del gobierno han aumentado.

Desde principios de este año, la inflación ha aumentado de manera extraordinaria y podría seguir superando los picos de precios de la época de los años setenta. Comprensiblemente, los republicanos están tratando de culpar al presidente Joe Biden por el aumento de los precios. Sin embargo, una de las principales causas de la actual inflación de precios es la creación de dinero sin precedentes que la Reserva Federal ha llevado a cabo desde el colapso del mercado de 2008. Esto, sin embargo, no significa que Biden y la mayoría de los políticos de los Estados Unidos de ambos partidos no tengan alguna responsabilidad en el aumento de los precios. Su apoyo a la Fed y al gasto público masivo contribuye al problema.

La principal forma en que la Reserva Federal bombea dinero a la economía es mediante la compra mensual de 120.000 millones de dólares de valores del Tesoro y respaldados por hipotecas. Incluso muchos economistas keynesianos están de acuerdo en que el aumento de la inflación de los precios significa que la Fed debe dejar de bombear dinero en la economía. Sin embargo, es probable que este año la Fed sólo reduzca ligeramente sus compras de títulos del Tesoro. Es casi seguro que mantendrá los tipos de interés en niveles cercanos a cero.

Una de las razones por las que la Fed no detendrá o reducirá significativamente sus compras de bonos del Tesoro y permitirá que los tipos de interés aumenten es que hacerlo incrementaría los pagos de la deuda federal hasta niveles insostenibles. Incluso con los tipos de interés en mínimos históricos, los pagos de intereses siguen siendo una parte importante del gasto federal, y los últimos indicios apuntan a que el gobierno de los Estados Unidos no va a empezar a ser frugal. Consideremos, por ejemplo, el gasto de seis billones de dólares en «alivio y estímulo económico» del Congreso y la aprobación en el Senado del proyecto de ley de «infraestructuras tradicionales» de un billón de dólares y un «esbozo» de presupuesto de un proyecto de ley de «infraestructuras humanas» de 3,5 billones de dólares.

El proyecto de ley de «infraestructura humana» representa una expansión del gobierno en la línea de la Gran Sociedad. Entre sus iniciativas se encuentran la educación preescolar universal; dos años «gratuitos» de universidad comunitaria; un mayor control gubernamental de la atención sanitaria a través de las ampliaciones de Obamacare, Medicare y Medicaid; y una serie de nuevos mandatos y gastos gubernamentales destinados a remodelar la economía de los Estados Unidos para luchar contra el «cambio climático».

La necesidad de obtener el apoyo de los demócratas «moderados» probablemente signifique que el proyecto de ley final de «infraestructura humana» cueste menos de 3,5 billones de dólares. Sin embargo, ningún demócrata se opone realmente a los programas del proyecto de ley; los objetores sólo quieren peajes más baratos en el camino hacia la servidumbre. Aunque los progresistas probablemente aceptarán una reducción de los niveles de gasto para conseguir que su lista de deseos se convierta en ley, luego trabajarán para aumentar la financiación y ampliar los programas. A medida que los programas se afianzan, incluso muchos «conservadores» apoyarán el aumento de su financiación.

La expansión del gobierno aumentará la presión sobre la Fed para que mantenga abiertas las espitas del dinero. Esto conducirá a una gran crisis económica. La buena noticia es que la crisis puede marcar el comienzo del fin del sistema monetario fiduciario y del estado de bienestar, junto con el amanecer de una nueva era de mercados libres, dinero sólido y gobierno limitado.