Tema: Elegancia

Contra los moralistas del estío

Hemos llegado a un punto sin retorno donde la moralina antipiscinera, antimangacortista y antiestival ha acabado transformándose en un auténtico coñazo