ENTREVISTA

David Ramos, comandante de la Guardia Civil, veterano de Afganistán: «Los talibanes se enfrentaban a niños con una formación de dos meses»

David Ramos Peinado es comandante de la Guardia Civil. Actualmente trabaja como Experto Nacional Destacado en la Secretaría General del Consejo de la Unión Europea en materia antiterrorista. Anteriormente formó parte del Servicio de Información de la Guardia Civil en España durante cinco años, en Afganistán como formador de la Policía del país en Mazar-e-Sharif, en la misión EUCAP Sahel-Níger y fue jefe durante un año de la misión EUBAM Libia.

¿En qué consistía la formación de la policía afgana?

Hay que entender el punto de partida de los hombres que formábamos. La mayoría eran niños o jóvenes de entre 16 y 18 años y con un altísimo grado de analfabetismo. Muchos de ellos no habían llevado nunca una vestimenta similar al uniforme, la mayoría no había llevado jamás unas botas puestas. Pertenecían a familias de agricultores y ganaderos. La misión de formar a jóvenes con estas características en dos meses, que era lo que duraba la formación para que fueran policías, era imposible. Se les enseñaba lo más elemental: a leer un poco, a ser conocedores del concepto de legalidad, a usar un arma y nociones básicas de cómo desarrollar una patrulla. Pero convertirlos en policías con un plan de formación de dos meses para cada promoción hubiese sido un milagro. Al salir de allí ya formaban parte del cuerpo de policía afgano, la mayoría seguía sin saber leer, así que no se les podía dotar de material de formación con el que continuar.

¿Entendía la población civil afgana qué hacían ustedes allí exactamente?

Nosotros trabajábamos en una base militar de la que nos estaba prohibido salir por motivos de seguridad salvo para realizar misiones en otras bases militares. No teníamos ningún contacto con la población civil.

¿En qué condiciones trabajaba la Guardia Civil?

En cada base militar las condiciones eran distintas. En algunas, las condiciones no eran nada buenas, en otras algo mejor. Los niveles de seguridad eran aceptables, pero muy mejorables. En definitiva, en las bases no se vivía bien, pero es lo normal en una zona de guerra. Nos adaptábamos. Sabíamos donde estábamos.

¿Se sienten ustedes decepcionados tras los últimos acontecimientos, la toma del país por los talibanes?

Personalmente, me siento orgulloso del trabajo que hice allí. Con los escasos recursos de los que disponía intentaba inculcar a mis alumnos conocimientos y valores como el respeto a la ley, la justicia y saber manejar un arma. Probablemente la mayoría de mis alumnos hayan muerto en combate dada la precariedad de su formación. Frustrante era no poder formarlos mejor, tener más tiempo. Pero en Afganistán, desde el principio, el objetivo era abandonar el país lo antes posible. Me siento, obviamente, decepcionado porque, al final, tras 20 años ha pasado lo que ha pasado.

Teniendo en cuenta la precariedad de la Policía con la que se estaba dotando al país, ¿no era de esperar que fracasaran en la defensa de su propio país una vez los aliados abandonaran Afganistán?

Por supuesto. No se puede comparar a un niño de 18 años sin apenas formación, con muy pocas capacidades físicas como para correr rápido, superar obstáculos, o tener una mínima coordinación. Aptitudes que en Occidente cualquier niño adquiere en la escuela, allí veías a jóvenes sin ninguna preparación física y con muchas dificultades para aprender cualquier técnica que requiriera coordinación y fuerza. Como decía, no se les puede comparar con los talibanes, hombres que llevaban décadas luchando, que están fanatizados y convencidos por lo que luchan. Estos niños que formamos no entendían nada de lo que sucedía. Tenían un fusil que a duras penas lograban utilizar. La disparidad entre una fuerza y la otra era enorme. Los talibanes tenían un sentido táctico que habían desarrollado durante años de conflicto, y se enfrentaban a niños a los que simplemente se les dio una formación de dos meses. Las posibilidades de que la policía afgana se enfrentara con éxito a los talibanes eran casi nulas.

¿Los talibanes se han rearmado recientemente o nunca han dejado de estarlo?

Nunca han dejado de estarlo. Siempre, durante todos estos años, han supuesto una amenaza para el país y ahí están las bajas que hemos tenido en las tropas desplegadas en Afganistán, aún contando nosotros con una superioridad de medios, de armas, de tecnología, de vigilancia aérea…

¿Quién financia a los talibanes?

Se autofinancian principalmente con el cultivo de opio y la extorsión a la población civil mediante el cobro forzoso de tributos.

¿Qué opina cuando escucha a Biden decir que los americanos no pueden ayudar a un pueblo que no quiere ayudarse a sí mismo?

Me parece una forma muy simplista de exponer un problema muy complejo.  Los talibanes llevan décadas y décadas de experiencia en combate, de aferrarse a un territorio puesto que no tienen otro al que ir. No tienen nada que ver con el resto de la población afgana, que no está de acuerdo con la aplicación de la Sharía, la ley islámica y de crear un régimen totalitario. No es que no quieran ayudarse a sí mismos, es que no pueden. No tienen capacidad como sociedad para defenderse: no disponen de estructuras de seguridad, ni judiciales, ni administrativas. No tienen los mecanismos para crear una maquinaria de guerra que se pueda enfrentar a los talibanes. ¿Deberían disponer de sus propias herramientas? Claro que sí. Pero no se puede esperar que un país pase en tan poco tiempo de ser un régimen terrorista fallido a una nación floreciente, con recursos y donde impere la ley.

Estados Unidos parece que no está dispuesto a intervenir, incluso suena a cierta elusión de responsabilidades con la situación en la que ha quedado Afganistán.

No estoy de acuerdo en que Estados Unidos haya hecho una dejación de funciones en Afganistán. Es el país que más vidas se ha dejado aquí, el que más recursos ha destinado con diferencia. El problema quizá es que ha estado solo en esto, sin demasiados apoyos. Y la estrategia de la comunidad internacional con respecto a Afganistán no ha sido buscar la paz, sino la pronta salida del país. Y construir una paz en cualquier territorio en conflicto lleva décadas y un enfoque distinto al que se ha desarrollado aquí. Siendo además Afganistán un país con unas particularidades que dificultan más cualquier recuperación. Es uno de los países más pobres del mundo, con un nivel de analfabetismo enorme… habría que haber esperado al menos a tener dos generaciones de afganos cualificados y preparados para gestionar su país. Pero ya le digo, la meta nunca ha sido esa, la meta siempre ha sido irse lo antes posible de allí.

¿Este final estaba previsto? ¿Cómo estando el país ocupado por las fuerzas aliadas durante 20 años, los talibanes han tomado el control en cuestión de días?

Porque la amenaza talibán nunca fue erradicada. Se sobrevaloró la capacidad de Afganistán para desarrollar mecanismos que pudieran frenar al terrorismo y autogestionar su seguridad interior, y se infravaloró la fuerza talibán. Se ha tomado la decisión de irse del país por el coste humano, político y económico que supone continuar. Hay que tener en cuenta que Afganistán es un país muy complicado para llevar a cabo una operación militar por su difícil acceso, unas condiciones climáticas muy hostiles, sin recursos, sin costas para facilitar despliegues militares, con una amenaza terrorista enorme… En fin, es lógico que EE. UU. se haya cansado. Y la comunidad internacional no ha estado a la altura para asumir este reto. Si, por ejemplo, la formación que le dimos a los policías afganos hubiese durado cuatro años en lugar de dos meses, probablemente habrían tenido unas condiciones más aceptables para hacer frente al avance talibán.

¿A quién beneficia que los talibanes vuelvan a tener el control de Afganistán?

A los países que buscan la desestabilización de la zona, pero a largo plazo sólo beneficia a los propios talibanes. Un grupo con el que es imposible negociar, cualquier país del entorno va a verse amenazado tarde o temprano puesto que para los talibanes el único objetivo es la implantación de la Sharía en el mundo. Ellos no miden el tiempo como nosotros en meses y años. Ellos luchan de manera fanática para que en la eternidad todas las mujeres del mundo lleven burka. Su objetivo no es únicamente controlar Afganistán.

¿Ha tenido China algo que ver en el avance talibán?

Me parece una teoría arriesgada de defender y difícil de sostener. Los talibanes impondrían la ley islámica a todo el mundo, incluso a China. Si China intenta entrar en Afganistán, va a sufrir lo mismo que han sufrido Rusia o Estados Unidos. Si ha habido algún apoyo puntual lo ignoro. Obviamente, Afganistán dispone de muchos recursos mineros, pero de ahí a afirmar que China está detrás de esto me parece que no hay forma de sostenerlo a día de hoy.

Pero no habiendo presencia de tropas de los países aliados y estando el país en manos de los talibanes, parece una oportunidad para que China pueda hacerse con los recursos mineros afganos.

Sí, puede ser una oportunidad, pero también puede ser una oportunidad para que la insurgencia talibán se adentre por la frontera china y fomente el terrorismo allí. Como hipótesis puede tener cierta verosimilitud, pero seguiría siendo un movimiento muy arriesgado para China.

Qué opina de las declaraciones del gobierno estadounidense pidiendo a los talibanes que por favor sean lo más pacíficos posible y que formen, además, un gobierno inclusivo con presencia de mujeres.

Esas declaraciones denotan un profundo desconocimiento de lo que son los talibanes y lo que promueven, y de su visión de la sociedad que es la sociedad que había hace catorce siglos.

En muchos documentos del gobierno de EEUU hemos podido leer la insistencia en que durante esta etapa de apoyo a Afganistán se lograra la integración de la mujer a niveles de cualquier sociedad democrática.

Este tipo de políticas son muy difíciles de implementar en una sociedad como la afgana. Ha habido inclusión de algunas mujeres en ciertas partes de la administración y de la policía. Muchas veces es una presencia testimonial, de cuota. Puesto que, en la sociedad afgana en general, no talibán, el concepto que tienen de la mujer es completamente diferente al occidental. Se llegaba a dar el caso de que cuando se tenía que ir a dar un curso a la policía, se pedía que hubiera un cierto número de mujeres, y los formadores se encontraban con que en todos los cursos eran las mismas. Las mismas mujeres eran enviadas a hacer el mismo curso hasta cuatro y cinco veces. Y, en cualquier caso, el único papel que estas mujeres desempeñaban en la policía era llevarles el café a los hombres.

¿No parece un proyecto de ingeniería social? Me explico, Occidente de verdad pretende que en pocas décadas estos países alcancen el nivel de libertad que disfrutamos aquí. Pero lo que vemos en la práctica es que al final estas políticas de igualdad que se impulsan no se traducen en nada real.

En primer lugar, si la planificación se hubiese hecho a 20 años al menos, se podrían haber dado algunos pasos hacia una mayor libertad para las mujeres, pero es que la planificación nunca fue a 20 años, siempre fue a corto plazo con el objetivo de irse rápido. Luego las fechas de retirada se iban posponiendo, pero la estrategia a largo plazo era inexistente, todo se planificaba a tres o cuatro años vista.

Con respecto a los proyectos de ingeniería social, bueno, no sólo en Afganistán. En todos los países donde se llevan a cabo este tipo de misiones se intenta implementar los valores occidentales de igualdad ante la ley y valores democráticos. Claro que estos son siempre objetivos muy poco realistas, que pueden ser muy lógicos en lo académico, pero en la práctica, estas sociedades lo acaban viendo como una imposición, no es una evolución natural del país en cuestión, sino algo que tienen que aceptar mientras dure la intervención. Pero en casi ningún caso estas políticas igualitarias y de defensa de los derechos humanos son asimiladas por la población. Cumplen con las obligaciones que les exige la fuerza exterior, pero no es algo que se esté desarrollando en la mentalidad de la sociedad.

¿Es un país islámico apto para la democracia?

No, mientras el islam se considere la principal fuente jurídica y la práctica religiosa no se limite a la esfera privada de la persona. Mientras las leyes islámicas sean las predominantes y las que rigen la vida del país, es incompatible con la democracia porque la sociedad no puede cambiar las leyes, son las que vienen dadas por la Sharía y no son cuestionables. Posiblemente muchas sociedades islámicas no quieren la democracia, para ellos es más importante la ley sagrada del islam que la que emane de un parlamento. Los países musulmanes deben experimentar una evolución que venga desde ellos mismos, o lo verán siempre como una imposición. Tendrán que evolucionar como hizo la religión cristiana hasta llegar a la laicidad que conocemos hoy donde la religión forma parte de la vida privada de las personas.

¿Podemos esperar de manera inminente ataques terroristas en Europa perpetrados por los talibanes?

Ahora mismo les va a llevar años hacerse con el completo control interno de Afganistán, reforzarse internamente como organización, reimponer su sistema de gestión en el país… esto les va a llevar años. Aunque es evidente que su objetivo a medio plazo es imponer su visión al resto del mundo y lo harán por la fuerza.

¿Debemos tenerles menos miedo que a ISIS?

Es que la metodología de ambos es completamente diferente. DAESH tiene una dinámica de captación y propagación de un mensaje que puede llegar a cualquier parte del mundo, porque es una marca. Ahora mismo no es tanto el riesgo que supone DAESH como la inspiración que provoca en personas fanatizadas de cualquier lugar. El movimiento talibán está circunscrito a un territorio y estructurado jerárquicamente, tienen una forma muy diferente de actuar y están menos evolucionados tecnológicamente.

Ya se está hablando de la acogida de refugiados afganos, ¿tendremos una crisis migratoria?

Desde hace tiempo los afganos son una de las nacionalidades que más solicitan protección y asilo en Europa. Esta huida del país se viene dando desde hace años y seguirá siendo así, ahora con más presión. Pero los talibanes no les van a dejar salir y esto reducirá la magnitud del número de personas que consigan llegar a Europa o salir de Afganistán. Pero ya, insisto, la inmigración afgana es de las principales que tiene Europa.

Cómo se defenderá Europa para que no entren terroristas camuflados como refugiados, teniendo en cuenta que los talibanes están liberando a todos los que estaban presos.

Existen medidas para controlar y evitar esto, aunque nunca son efectivas al 100%. Ya hay desplegado personal de las agencias de la UE en los países que reciben inmigrantes irregulares. Las bases de datos de la UE disponen de información de personas buscadas y con antecedentes terroristas. Cada vez que cualquier persona llega a las costas o fronteras se hacen entrevistas, se toman datos incluso biométricos, se comprueban las bases de datos existentes y se intenta identificar a cualquier persona que sea una potencial amenaza. Además, se recibe información de las tropas desplegadas en zonas de conflicto, que es muy útil para la identificación.