Que mis textos celebren lo bueno y rediman lo malo. Con eso me basta.

***

Dice Enrique García-Máiquez que el aforismo es el esprint de la literatura. Yo diría que también su bostezo, porque es un género que sólo los vagos cultivamos.

***

La misión del escritor: que la carne vuelva a hacerse palabra.

***

El hombre no es ni como lo imaginaba Rousseau, cándido, ni como lo imaginaba Hobbes, cainita. Probablemente su esencia esté a medio camino entre lo que es mientras reza y lo que es mientras conduce.

***

El materialista y el espiritualista coinciden en su concepción de la carne. Para ambos es tan sólo lo que parece.

***

La prueba del nueve del platónico: que esté dispuesto a interrumpir una lectura, incluso la de su maestro, para mantener un diálogo.

***

Propongo que a la pereza se la conciba más como virtud que como vicio. No hay mejor antídoto contra el pecado.

***

Veo más sabiduría en quien se expresa con refranes, frases hechas, tópicos que en quien pretende ser original a cada instante. El primero es un enano que se encarama a hombros de gigantes, sus ancestros; el segundo, un enano que, por creerse gigante, está abocado al ridículo.

***

¿Cómo entregarme a la desesperanza habiendo visto un árbol florecer junto a un edificio en obras, entre andamios metálicos y polvo en suspensión?

***

Creer en Dios no consiste tanto en creer en lo invisible como en creer en eso a lo que todo lo visible nos remite.

***

Ni médicos, ni psicólogos, ni farmacéuticos. Desconfío de todos las profesionales cuyo bien depende del mal de sus clientes.

***

Los conocidos nos regalan lo que nos gusta, apetece, deseamos; los amigos se esmeran un poco más y nos regalan lo que nos va a hacer bien.

***

Bajo su apariencia de misericordia, en la abolición del castigo que promueve nuestra época entreveo una sonrisa cruel, casi sádica: la del hombre que se abstiene de corregir la maldad ajena porque disfruta secretamente de ella.

***

No hay contradicción entre justicia y misericordia. La justicia consiste en darle a cada uno lo que corresponde, y ¿qué le corresponde a un ser miserable como el hombre sino la misericordia?

***

Si bien no puedo prometerte que no sufrirás a mi lado, te prometo algo más grande: que, cuando sufras, estaré ahí para hacerlo contigo.