Cuando Felipe II salvó la tauromaquia frente al papa

Con su actuación ante la Santa Sede logró que la Fiesta se mantuviera como ese reducto de idiosincrasia nacional y de irreductible valor consuetudinario.