PENSAMIENTO

Mañana en la batalla

Es porque «nadie tiene la verdad absoluta» o por esa obsesión de tender puentes, aunque sea sobre una base mal cimentada, por lo que el pensamiento centrista se somete a las reglas de un adversario que lo desprecia

La España impura

La impureza como imperfección perfeccionada, como despreocupada preocupación, que diría Camba. No hay un español igual que otro porque no hay uno solo perfecto

Trincheras abiertas

Tener en nuestras filas a los mejores de los suyos haría que, al menos, no estuvieran al servicio del mal. Puestos ellos a hablar, que lo hagan desde nuestros ambones

Bendita masculinidad

El feminismo más radical odia al sexo masculino y ha establecido una corriente que se ha expandido por toda la sociedad como una mancha de aceite

Los demonios del bien

Algunos políticos españoles van a tener difícil seguir vendiendo la baza del «globalismo». Habrán perdido la ventaja competitiva de parecer un verso suelto dentro de este sistema monolítico del que, por cierto, nunca han renegado

Sin agallas

Como el mundo no es un parque de atracciones, y está lleno de miserables sumamente peligrosos, la valentía sigue siendo la madre de todas las virtudes

De todos nosotros

En España aún existen sitios donde sin policía la libertad y el pluralismo son utópicos

Tócate los Bongos

Si llega el día en que se cuelen en el jardín a las dos de la mañana y hay que tapiar las ventanas, siempre podremos huir a Andorra, Suiza o Luxemburgo a leer a Voltaire, ese gran negrero tolerante, y decirnos a nosotros mismos que aquí hubieran hecho falta guillotinas

La verdadera resistencia

Los problemas del mundo no se solucionan sin más combatiendo a la contra de lo que hay, de un modo reactivo, levantando la espada contra quien diga que el pasto no es verde, sino que seguramente se solventarían mejor con propuestas de estar de otro modo en la vida

Emoción y sentimiento

Nuestros sentimientos, como nuestros pensamientos, son en su mayor parte conscientes y voluntarios. Las emociones son hechos, y nuestra voluntad apenas interviene en ellas

Masculinidad posmoderna

Aquél que fue perfecto hombre lloró con la muerte de su mejor amigo, mostró misericordia con sus verdugos e hizo alarde de contundencia cuando expulsó a los mercaderes de la casa de su Padre