Cuando la crisis del virus llegó a los Estados Unidos, algunos gobernadores optaron por adoptar rigurosos confinamientos y estrictas restricciones gubernamentales, mientras que otros priorizaron la libertad personal y la vitalidad económica. Gracias a este experimento natural, los estadounidenses pudieron votar con sus pies las alternativas que funcionaban mejor, y las nuevas estadísticas muestran que los neoyorquinos, cansados del confinamiento, huyeron en masa a un estado libre clave: Florida.

“Florida podría ser conocida como el sexto distrito”, ha contado el New York Post. Bajo el liderazgo del gobernador Ron DeSantis, Florida reabrió escuelas y negocios y rechazó los cierres mucho antes que la mayoría de los demás estados. Está experimentando un boom de población, con una afluencia particular de Nueva York.

“Los nuevos datos del Departamento de Seguridad Vial y Vehículos de Motor (DMV por sus siglas en inglés) del Estado del Sol ofrecen el último atisbo de cuántos neoyorquinos huyeron al sur durante la pandemia del COVID-19”, continúa el informe del periódico neoyorquino.

Los datos del DMV muestran que aproximadamente 33.500 residentes de Nueva York cambiaron sus permisos de conducir por documentos de Florida desde septiembre de 2020 hasta marzo de 2021. Eso es un 32% más que el año anterior. Y muchos más de los nuevos residentes de Florida vinieron de Nueva York que de cualquier otro estado, aunque, curiosamente, los otros estados principales de los nuevos floridanos incluyeron a Illinois, California y Nueva Jersey.

Estos nuevos datos y la cruda tendencia que revelan demuestran que el pueblo estadounidense es consciente de una verdad que muchos conocidos políticos y figuras de los medios de comunicación siguen negando: las duras medidas de confinamientos no lograron en gran medida contener el COVID-19, mientras que sus desastrosas consecuencias económicas y otras graves consecuencias imprevistas probablemente superaron con creces cualquier beneficio. Los estadounidenses que emigran han llegado a esta conclusión a pesar de las voces que insisten en lo contrario.

Los medios de comunicación alarmistas denunciaron que la flexibilización de las duras restricciones por la pandemia en Georgia era un “experimento de sacrificio humano” y una “marcha hacia la muerte”. Sin embargo, como contó Jon Miltimore, “hoy en día la tasa de mortalidad por COVID del estado está entre un 30% y un 35% más baja que la de muchos estados que aplicaron cierres estrictos, como Nueva Jersey, Nueva York, Rhode Island y Massachusetts”.

Del mismo modo, muchos políticos predijeron un desastre y una carnicería cuando Texas y Mississippi decidieron retirar sus restricciones en marzo. Dicho desastre nunca se materializó, ni siquiera un poco.

Los resultados de la pandemia y los resultados económicos han reivindicado rotundamente a los estados libres frente a los estados con confinamientos. Por lo tanto, no es de extrañar que decenas de miles de familias eligieran la libertad en lugar de un gobierno con plenos poderes, cuando se les dio la opción de reubicarse. Esperemos que esta tendencia continúe en el futuro.

Brad Polumbo | FEE